Palabras claves

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Últimos temas
» Una noche en el tanatorio (¿+18?)
Miér Mar 01, 2017 8:43 pm por Sam Reddington

» We need some Vodka.
Miér Feb 01, 2017 9:08 pm por Joanne Marston

» Tema de mierda cyan
Dom Ene 29, 2017 10:58 pm por Sam Reddington

» Joanne Marston
Vie Ene 27, 2017 7:00 am por Joanne Marston

» Sam Reddington
Vie Ene 27, 2017 12:19 am por Sam Reddington

» Plantilla
Jue Ene 26, 2017 10:00 pm por Joanne Marston


Sam Reddington

Ir abajo

Sam Reddington

Mensaje por Sam Reddington el Vie Ene 27, 2017 12:19 am

Sam Reddington


Nombre: Sam
Apellidos: Reddington
Apodos: Wolf
Fecha de Nacimiento: 25 de Febrero del año 49 después del holocausto
Edad: 47, correspondiente con los que aparenta
Sexo: Hombre
Orientación: Demisexual
Ocupación: Traficante de combustible.
Raza: Humano. Caucásico

Descripción Física:
Si hay algo por lo que destaque Sam es por su altura, pues sus casi dos metros le impiden pasar desapercibido allá donde va. Su rostro descubre un hombre de mediana edad: una barba canosa de unos pocos días, arrugas junto a sus ojos azulados, incipientes canas en su cabello castaño… sin embargo, nadie podría negar su atractivo y magnetismo, que tantas veces le había servido para salirse con la suya en las situaciones más variopintas. Pese a sus habituales quehaceres, Sam se caracteriza por ser un hombre elegante, que perfectamente podría pasar por uno de los hombres más influyentes de Arctic City.

Descripción Psicológica:
Sam es un hombre frío, calculador e implacable, que nunca ceja en su empeño cuando se establece un objetivo. Detrás de su aspecto elegante, se esconde un maestro de la manipulación y el engaño, que no duda en utilizar o incluso sacrificar a los demás si a través de ello obtiene un beneficio. Sam considera que ha sido forjado y moldeado en las calles de Arctic City. Igual que los animales se adaptan al entorno, él tuvo que adaptarse a la decadencia de un mundo en ruinas. La vida le enseñó a defender lo suyo, meterse en sus propios asuntos y no arriesgar el pescuezo por nada ni nadie. Extremedamante rencoroso, Sam es de aquellas personas que nunca olvida ni perdona, y una vez se ha asegurado que no podrá obtener ningun beneficio particular de aquel que le haya traicionado, no cejará hasta que le haya hecho pagar el daño causado.

Gustos:
Apasionado del whisky, siempre lleva consigo una pequeña petaca con un whisky casero que él mismo destila.

Disgustos:
Odia el tabaco y el humo del mismo, constituyendo su principal debilidad, pues su habitual temple, frialdad y serenidad se ven más de una vez alterados en presencia del mero olor a tabaco. Aborrece la comida grasienta y los malos modales.

Aficiones:
Posee una pequeña colección de coches ingleses de la época anterior al Holocausto, que pese a ser poco funcionales, mantiene en perfectas condiciones.
Mantiene una colección de libros de Historia anteriores al Holocausto y numerosos volúmenes sobre el mismo.

Armas:
No se separa de su revólver Magnum del calibre 44. En su refugio guarda una escopeta automática AA-12 y un fusil FAMAS.

Historia:
Como la mayoría de niños tras el Holocausto de Arctic City, Sam tuvo que crecer prácticamente solo. En una época en la que los hijos suponían una carga demasiado pesada, el indeseable que dejó embarazada a su madre y a quien Sam se niega a llamar padre, les abandonó al poco de nacer. Su madre, Dana, murió en un asalto que un grupo de bandidos realizó al campamento en el que pasaban las noches cuando Sam apenas había iniciado la adolescencia.

Sólo y sin nadie a quien recurrir, Sam tuvo que buscar el modo de sobrevivir en un mundo despiadado. Decidió buscar un pequeño refugio alejado de las pequeñas poblaciones y asentamientos de Arctic City. Tras varios días de viaje entre ruinas, maleza y sorteando el encuentro con bandidos y fauna salvaje, Sam encontró los restos de una antigua cabaña que había resistido, de forma aceptable, el Holocausto y sus efectos. Sus antiguos habitantes hacía décadas que habían pasado a mejor vida, y parecía que nadie había ido a buscarles. Había encontrado con el refugio perfecto. Tras unos meses de pequeñas reparaciones, sorprendentes para un niño de su edad, su refugio estaba listo.

Sin fuentes de alimentos cercanas ni posibilidad de recurrir a trueques de bienes para obtener provisiones, Sam empezó a traficar con combustible, robándolo de pequeñas tiendas y campamentos, como en el que él había pasado los primeros años de su vida. Años después, a medida que el combustible se hizo más preciado y custodiado por su escasez, Sam recurrió a lo que consideró la medida más segura: utilizar cadáveres para obtener este preciado elemento, sin importar que para ello tuviera que previamente acabar con la vida de aquellos que se interpusieran en su camino, especialmente bandidos, seres a quienes desprecia y considera una lacra a eliminar.

Otros datos:
Es un manitas y tiene grandes habilidades para la construcción y la reparación.
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.