Palabras claves

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Últimos temas
» Una noche en el tanatorio (¿+18?)
Miér Mar 01, 2017 8:43 pm por Sam Reddington

» We need some Vodka.
Miér Feb 01, 2017 9:08 pm por Joanne Marston

» Tema de mierda cyan
Dom Ene 29, 2017 10:58 pm por Sam Reddington

» Joanne Marston
Vie Ene 27, 2017 7:00 am por Joanne Marston

» Sam Reddington
Vie Ene 27, 2017 12:19 am por Sam Reddington

» Plantilla
Jue Ene 26, 2017 10:00 pm por Joanne Marston


Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Jue Feb 02, 2017 12:21 am

A pesar de la animadversión inicial, parecía que Sam y Joanne tenían más cosas en común de las que inicialmente cabría esperar. “Tranquilo, no te culpo por deshacerte de la basura. Yo misma hubiese deseado llenar de plomo a un grupo de indeseables. Lo cierto es que yo también odio a los bandidos.” Aunque no le importara lo más mínimo el concepto que pudieran tener de él, agradeció que la chica comprendiera y entendiera su postura. Y, por lo menos, compartían su odio por los bandidos. Por el tono de voz y la expresión de su rostro, Joanne parecía compartir con él, también, el hecho de haber tenido alguna experiencia dolorosa con bandidos de por medio. “No hay nada como un grupo de bandidos para poner de acuerdo a las personas” afirmó, mirando a la chica, que, con todo, parecía ser alguien bastante decente.

Comenzaron a descargar y arrastrar los cuerpos camino de la morgue. Joanne y Sam mantuvieron una pequeña charla sobre Arctic City y las emisoras locales. “Por supuesto, el resto de estaciones suelen emitir propaganda basura para los “poderosos” de Arctic City”. Sam asintió con la cabeza, mientras pensaba que su acompañante resultaba bastante interesante. “No pareces la típica persona de Arctic City. Entre los bandidos y los intocables, hay pocas personas con las que se puede conversar” Añadió Sam.

Por fin llegaron a las puertas del tanatorio. Sam, cargando con el primero de los cuerpos, esperó a que su acompañante abriera el local. El combustible y el whisky le esperaban.


Me quedó un poco infame hoy, pero Sam no podía esperar a llegar al tanatorio para hacer suya a Joanne
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Dom Feb 05, 2017 2:28 am

Con su llavero ya en las manos, Joanne cogió una vieja llave oxidada, perteneciente a un grueso y pesado candado que no estaba en mejores condiciones, el cual sin embargo protegía la puerta principal del tanatorio. Habiendo retirado la pieza metálica, tiró de una de las pesadas puertas metálicas, la cual reveló una habitación en penumbra, de la cual desprendía un aire muy pesado. – Dame un segundo… - Dijo mientras se adentraba en la habitación y caminaba directamente al fondo, en busca de interruptor que iluminaba el lugar. No tardó en encontrarlo, conocía ese lugar como la palma de su mano. “Ya está” Exclamó. Una luz fría proveniente de unos focos halógenos invadió el lugar paulatinamente, revelando así por completo el tanatorio. Caminó de vuelta hacia la entrada y volvió a coger al medio hombre de las piernas “Puedes dejar los cuerpos dentro de ese contenedor” Señaló una enorme placa, la cual estaba hecha de acero, como casi todo en ese lugar. “Lamento el olor, intento mantener este lugar limpio, pero la ventilación se ha estropeado y no he buscado a nadie que lo repare” Ni siquiera sabía por qué le estaba diciendo eso ¿Se estaba excusando? Negó para sí misma. Solo era buena en su trabajo. No era el más agradable de todos, pero eso no significaba que ella fuera sucia como algunos remedos de comerciante que había conocido. “Da igual.” Espetó. “Cuando termines te doy lo acordado, no trabajaré más por esta noche.”

Salió del tanatorio y se dirigió a la entrada de su propia casa, a tan solo unos pasos de ahí. Vieja desgastada, casi más que las mismas puertas del tanatorio.

Esta vez escogió otra llave e ingresó a su hogar. Se quitó las botas sin ninguna prisa y suspiró de alivio. Era una sensación agradable sentir sus pies sobre la mullida alfombra. Caminó hacia un pequeño armario y sacó un bidón de combustible. Cerró de un portazo y lo dejó sobre la mesa.


Bertitooooo


avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Dom Feb 05, 2017 3:53 pm

Sam se adentró en la morgue que era tal como él la había imaginado. Vetusta, sombría y con un intenso olor a putrefacción. No cabía esperar otra cosa y, además, él estaba acostumbrado a lugares así. Nada de lo que hubiera en aquel sitio iba a impresionarle o resultarle excesivamente desagradable. Había estado en sitios peores y, exceptuando el olor, el lugar estaba decentemente cuidado.

“Puedes dejar los cuerpos dentro de ese contenedor” Explicó Joanne, señalando un arcón enorme, por el que seguramente habrían pasado miles de personas. Sam empezó a cargar los cuerpos de aquellos despojos.

Mientras, Joanne explicó, a modo de disculpa, el motivo del intenso olor “Lamento el olor, intento mantener este lugar limpio, pero la ventilación se ha estropeado y no he buscado a nadie que lo repare”. Sam terminó de cargar el segundo de los cuerpos, y se irguió, mirando pensativo los conductos de ventilación. “Si tienes algunas herramientas probablemente pueda arreglarlo. Seguramente sea alguna pieza que se ha soltado o, en el peor de los casos, algún problema con el motor. Se me da bien la mecánica, no creo que tarde en arreglarlo” Afirmó Sam, que estaba acostumbrado a restaurar coches antiguos, así que aquello probablemente sería coser y cantar.

Joanne interrumpió sus cavilaciones: “Da igual. Cuando termines te doy lo acordado, no trabajaré más por esta noche” Afirmó concluyente, mientras abandonaba la sala.

Sam aprovechó para echar un pequeño vistazo al lugar. Sierras, un diagrama con órganos, huesos y equivalencias -que seguramente hacían referencia a la cantidad de combustible que se podía obtener de cada uno de ellos-, nada fuera de lo común. Se sonrió al ver un viejo mechero en una encimera. Aquella chica debía hacer disecciones con el cigarro en la boca. Dejó cuidadosamente todo en su lugar y cargó el tercer cuerpo en el arcón. Solo quedaba uno.
Finalmente, Sam terminó por cargar el último cuerpo. Cerró la tapa, esperando a que Joanne regresara con el combustible y, sobre todo, con la petaca rellena de aquel elixir que la joven le había prometido. Después de un largo día, le apetecía un último trago y, ahora que las cosas se habían calmado, no le importaba compartirlo con aquella chica.

Tengo más reputación que tú Razz Razz Eso sí, es triste no ser más un huaso lalo  Sad
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Lun Feb 06, 2017 12:25 am

"Oh... Sam" Suspiró entrando por la puerta, con una botella de whisky y un vaso en la mano "Quieres un poco?" Preguntó de forma coqueta mientras le dedicaba una ligera sonrisa que indicaba que Val no ha escrito el post apropiadamente y que lo siente mucho y por eso escribe payasadas en el foro pero luego será buena y lo editará.

Ahí, con letra bien porno
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Dom Feb 12, 2017 8:35 am

Tras haber puesto el bidón de combustible sobre la mesa comenzó a buscar entre las puertas de la alacena aquel viejo whisky que le había prometido a Sam “Dónde está?... Cuando fue la última vez que lo vi?” Se preguntó a si misma mientras se detenía por escasos segundos a recordar. Llevó su mano izquierda a su mentón mientras levantaba su mirada un punto muerto, intentando recordar. “Ya sé!” Exclamó para sí misma mientras caminaba hacia una vieja repisa llena de sus libros favoritos. Se arrodilló ante esta y tiró de un enorme y pesado cajón. Ahí estaba el condenado. A veces ni ella misma comprendía el orden de las cosas de su casa, arqueó una ceja ligeramente.

Con la botella en la mano se reincorporó rápidamente y al igual que con el combustible la dejó sobre la mesa. “Dos tipos de combustible” Pensó con una media sonrisa. Al final no iba a ser un día tan malo para el negocio, y eso se merecía una pequeña celebración. Aunque no estaba completamente segura de su nueva compañía, admitía que había tenido la oportunidad de meterle un tiro en la cabeza y no lo había hecho, y a pesar de que eso no era motivo para confiar en un desconocido aún conservaba sus armas y lo volvería combustible a él también de ser necesario. Pensaba mientras palpaba el cuchillo en su cintura. Se lo dejaría, solo por si acaso.

Sacudió su cabeza. No pensaba dejar mucho rato más ahí al extraño, quien seguramente ya había terminado de descargar los cadáveres. Tomó otra vez el pesado candado correspondiente a la enorme puerta que pertenecía a su lugar de trabajo y salió en busca de Sam.

Salió descalza de la casa, eran solo un par de pasos hasta el tanatorio y no le importaba sentir la agradable sensación de la hierba fresca bajo sus pies. Entró sigilosamente y observó a su alrededor. Tal como había pensado, Sam había terminado y ahora miraba a su alrededor con curiosidad. Al parecer no había tocado nada, lo cual era un alivio, y le hacía considerar la oferta del mayor para reparar la ventilación. “Ehm…" Carraspeó ligeramente para llamar la atención del mayor. "Ya tengo lo que acordamos, vamos a la casa.” Sentenció con serenidad mientras se dirigía de nueva cuenta al interruptor para pagar la luz. “Dentro podremos hablar de negocios.” Apagó los focos y el lugar quedó nuevamente en la oscuridad. Rápidamente se dirigió a la salida. Se posicionó detrás de Sam, y suavemente puso una mano en su espalda, como apresurándolo para salir. Las malas mañas no se iban tan rápido, y no le gustaba mucho la idea de quedarse a oscuras con nadie. Una vez afuera, aseguró rápidamente la puerta con el viejo candado. “Ven, entra...” Esta vez caminó delante de él y se adentró nuevamente en la casa. Los negocios aguardaban.

Toma asiento. Te traeré una copa

El bertismo ataca otra vez
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Dom Feb 12, 2017 8:58 pm

Joanne no tardó demasiado en regresar a la sala, llamando la atención de Sam con un pequeño ruido e invitándole a la casa. Sam pensaba en lo extraño que resultaba que aquella chica viviera junto a aquella morgue, si bien debía resultarle extremadamente cómodo. Sam reparó en los pies descalzos de su acompañante y sonrió ampliamente, si bien decidió no realizar ningún comentario al respecto de momento y seguir las indicaciones de la chica.

Se dirigió a la salida, donde Joanne esperaba e indicó que todo estaba listo “Están todos los restos cargados”. Afirmó brevemente, mientras asentía con la cabeza.

Joanne parecía tan cansada como él. Hacía ya un buen rato que había pasado la medianoche y seguramente tenía otros planes para aquella noche aunque, a decir verdad, parecía una chica tan solitaria como lo era Sam.  

Notó como Joanne ponía la mano en su espalda, invitándole a salir de forma apresurada. Recorrió el pequeño sendero que unía el tanatorio con las dependencias principales, siguiendo a Joanne. “Debe estar congelándose los pies” Pensó Sam, acelerando el paso de forma inconsciente.

Joanne le invitó a entrar en la casa, y él siguió a su acompañante de forma educada, mientras se quitaba el abrigo, esperando a que Joanne le indicara donde podía guardarlo. Observó un bidón de combustible y una botella de whisky que reposaban sobre una vetusta mesa. Joanne había cumplido su palabra.

Joanne le invitó a sentarse. No es que aquellas sillas parecieran tronos, pero sin duda eran mejor que los andrajosos taburetes del bar medio de Arctic City. Antes de sentarse, Sam se acercó a la mesa y dejó su magnum: “No creo que lo necesite esta noche.” Afirmó Sam, sonriente, antes de concluir riendo: “Salvo que enciendas un cigarrillo.”

Sabía que aquello sacaría de quicio a Joanne, así que concluyó “Antes en el bar fui demasiado brusco. Es algo irracional” Finalizó de forma lacónica y sincera, antes de tomar asiento. “Gracias por el trago, Joanne” Afirmó, mirando a su acompañante a los ojos.


Nota el fuego en mi mirada: "It's the eye of the tiger, it's the thrill of the fight"
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Lun Feb 13, 2017 6:01 pm

“Puedes dejar tu abrigo en el gancho tras de la puerta” señaló  tras sumar un par de vasos roca a la mesa. “Te oí decir con hielo en el bar.” Mencionó mientras sacaba una cubetera del congelador y depositaba un par de hielos en uno de los vasos. Siempre mirando de reojo a Sam, quien tras un breve momento caminó hacia la mesa y dejó su arma junto al bidón de combustible “No creo que lo necesite esta noche.” Dijo sonriendo ante el atónito rostro de Joanne. Sam estaba confiando en ella de algún modo, y eso le hacía sentirse un tanto culpable por cargar su arma en la cintura.

“Salvo que enciendas un cigarrillo.” Ahí estaba otra vez con la tontería. Cruzó sus brazos otra vez en señal de molestia, aunque siendo sincera eso le traía un gran alivio y casi no pudo reprimir una pequeña sonrisa. “Antes en el bar fui demasiado brusco. Es algo irracional” Le escuchó en silencio y supuso que debía tomar eso como una disculpa. La verdad es que desarmado parecía hasta agradable.

Esta vez no pudo reprimir una sonrisa sincera “Supongo que no estuvo tan bien burlarme de tu ropa y exhalar humo en tu cara.” Dijo en tono más amigable mientras terminaba de servir el whisky. “Gracias por el trago, Joanne” Por primera vez notó que el azul de sus ojos era realmente intenso. Sostuvo su mirada por un momento y asintió en un gesto silencioso mientras levantaba su propia copa y se dirigía al enorme y viejo sofá de la sala, frente al cual había una pequeña mesa de café, a tan solo pasos de Sam “No fue un gran comienzo, pero me alegra saber que al menos eres civilizado” dijo en un ligero tono de broma a la vez que depositaba su cuchillo sobre la mesa, para luego dejarse caer suavemente sobre los mullidos cojines. “Pórtate bien y no iré a buscar mis cigarrillos a la camioneta.” Rio suavemente mientras quitaba la liga que mantenía atado su cabello, dejando caer sobre sus hombros su larga melena roja. “Por los nuevos comienzos, Sam.” Miró directamente al mayor, antes de dar el primer trago. No había reparado en lo cansada que estaba hasta que se puso cómoda en el sillón.

"Vives muy lejos de aquí?" Preguntó como forma de iniciar una conversación.

AJJAJAJAJAJJAJA Tengo sueño :c Quedó bertito
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Mar Feb 14, 2017 10:35 pm

Siguiendo las indicaciones de Joanne, Sam colgó la chaqueta en los ganchos situados tras la puerta. Mientras lo estaba haciendo, la chica, a modo de pregunta, le recordó que había pedido whisky con hielo en el bar. Sin darle tiempo a contestar, echó un par de hielos en la copa, mientras le miraba de reojo, quizás algo preocupada por tener a un desconocido en su casa.

El rictus de su acompañante cambió cuando depositó su arma sobre la mesa. Sam esperaba que aquello le tranquilizara, y su comentario jocoso respecto a los hábitos fumadores de Joanne sin duda pareció molestarle de nuevo. Joanne se cruzó de brazos.

Sin embargo, pareció que las disculpas de Sam terminaron por relajar el ambiente. Joanne, esta vez, respondió de forma relajada y sonriente: “Supongo que no estuvo tan bien burlarme de tu ropa y exhalar humo en tu cara”. Sam sonrió de nuevo, contestando de forma un poco burlona y sonriente “Bueno, creo que mientras que no hicieras eso de nuevo, hasta podría soportar la nube de humo a una distancia prudencial”

Joanne terminó de preparar las copas y se acercó al sofá, dirigiéndose a Sam de forma conciliadora: “No fue un gran comienzo, pero me alegra saber que eres civilizado”. Lo cierto era que, a pesar de los desencuentros iniciales, aquella chica había causado una impresión bastante positiva en Sam. “Es agradable encontrar a alguien que no sea un bandido o un despojo en esta ciudad. Pareces bastante decente para vivir en Arctic City” Afirmó, dirigiendo su mirada de nuevo a Joanne, que se sentó en el sillón, bromeando de nuevo con el tabaco, a lo que Sam rio de forma ostensible. “Si vas a por los cigarrillos tendré que meter un balazo a la cajetilla” Respondió, guiñándole un ojo.

El ambiente era cada vez más distendido y agradable. Sam se sentía más cómodo en compañía de su nueva socia y, a juzgar por su actitud relajada, ella también. Dejó suelta su larga melena pelirroja, algo en lo que Sam reparó. Joanne tenía un cierto atractivo con aquel cabello suelto. “Quizás sin esa nube de humo…” Pensó Sam, mientras Joanne se dirigió a él, proponiendo una especie de brindis “Por los nuevos comienzos, Sam”. Afirmó su acompañante mirando fijamente a Sam. “Por ellos”, respondió, devolviéndole la mirada y levantando su copa.

“¿Vives muy lejos de aquí?” Preguntó Joanne, mientras Sam tomaba el primer trago. “Sí, tengo un pequeño refugio a las afueras, a salvo y protegido de curiosos y bandidos. Lo restauré yo mismo cuando era muy pequeño. No tengo la suerte de vivir junto a mi lugar de trabajo” Contestó de forma relajada y sonriente.

Sam había reparado en que Joanne, como casi todos los habitantes de Arctic City, había perdido gente importante. Pero no quería ahondar en el tema, al menos no por ahora, por lo que se decidió a preguntarle por aquello que les había llevado a hacer negocios: “¿Llevas mucho tiempo trabajando en el tanatorio? Pareces una experta en ello” Afirmó, antes de concluir, lacónicamente: “Yo no he conocido otro trabajo que el mío”.


Quedó muy bien, como siempre. Eres una artista Smile
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Miér Feb 15, 2017 9:06 am

Para asombro de Joanne, aquella persona con la que hace un par de horas podría haberse liado fácilmente a tiros, era también capaz de charlar amenamente (Y desarmado, que era lo más importante) en el salón de su propia casa. No sabía que Sam tenía tantos dientes, sonrió.

Tras aventurarse a preguntar sobre la vida del mayor, dio un gran trago a su bebida. El liquido recorrió su garganta dejando una sensación ardiente en esta misma, casi quemándole por dentro. Si que era un buen whisky la verdad. Recordó por un minuto que se había bebido un par de botellas de cerveza en el bar. Aquella cerveza negra pasaría fácilmente como agua en ese momento. Se cuestionó mentalmente el conducir con cuatro botella es el cuerpo... o habían sido cinco? No pensó demasiado en ello, nunca lo hacía de todos modos y siempre le iba bien con el alcohol.

“Sí, tengo un pequeño refugio a las afueras, a salvo y protegido de curiosos y bandidos. Lo restauré yo mismo cuando era muy pequeño. No tengo la suerte de vivir junto a mi lugar de trabajo” Probablemente Sam tampoco había tenido una vida fácil. Si se paraba a pensarlo por un momento, hasta los veinte años tuvo una vida relativamente feliz junto a su padre. Sí que fue duro perder a todos uno a uno hasta quedar sola muy joven, pero al menos creció bajo un techo cálido y una familia amorosa. Una ligera expresión de amargura se dibujó en su rostro mientras desviaba la mirada por un par de segundos, pero volvió a componerse muy rápidamente. “Bueno, descuartizar personas a diario tiene sus beneficios” Bromeó. “El tanatorio es un oficio familiar, mis bisabuelos iniciaron el negocio, mis abuelos lo heredaron y más tarde pasó a manos de mis padres,  así que podría decir que trabajo aquí desde que tuve la capacidad para usar un escalpelo y arrastrar un cadáver.” Afirmó con una sonrisa en su rostro, pero con la mirada perdida en su copa. “Igual de familia no queda mucho, y soy la sucesora directa al trono” Soltó con ironía “Pero afortunadamente aprendí bastante bien y me gano la vida honradamente, dentro de lo que este trabajo conlleva, claro.” Esta vez apresuró su trago hasta dejar su copa vacía sobre la mesita de café.

Levantó otra vez su mirada para dirigirla a los ojos de Sam “Tu... Antes mencionaste a tu madre…” Hizo una pausa, como eligiendo las palabras adecuadas. Él había preguntado por la muerte de su padre cuando viajaban en la camioneta, y la pregunta se le había quedado atorada “La perdiste muy joven… ¿No es así?” Preguntó con una voz calmada y casi susurrante, como si con la voz pudiese suavizar la pregunta. “Igual, si soy entrometida no tienes que decirme nada” Se excusó ante cualquier posible reacción. Tras unos segundos de silencio se abofeteó mentalmente, tampoco tenía por qué preguntar esas cosas, solo que de pronto se había puesto algo nostálgica. “El condenado whisky, seguramente.” Pensó.
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Jue Feb 16, 2017 12:03 am

Sam se aproximó a Joanne y le besó apasionadamente: "Oh, Joanne, llevaba tanto tiempo esperando que Jesús posteara de forma correcta, por lo que ya nunca sabrá que pasó aquella fría noche invernal, para el resto del mundo, solo será un lunático"
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Jue Feb 16, 2017 12:11 am

Joanne rodeó el cuello de Sam en un tierno abrazo, cargado de pasión y necesidad de hacerse una con él "Sam... Quiero..." Susurró tímidamente al oído del mayor, tras despegarse de aquel intenso beso "Que le digas a Jesús que haga un post como la gente y que Val le envía saludos"
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Jue Feb 16, 2017 8:51 pm

La conversación con Joanne estaba resultando bastante más agradable de lo que Sam pensaba. Definitivamente, aún existían ocasiones en las que se podía decir aquella vieja frase que su madre le había enseñado. Las apariencias engañan.

Joanne explicó el origen de su peculiar oficio, con la mirada perdida y absorta en lo que, a todas luces, parecían recuerdos tristes y dolorosos. Sam intentó bromear para relajar el ambiente “Tienes razón, si alguien te la juega, sabes por donde tienes que cortar para despedazarle en cuestión de segundos” Sam rio, esperando que aquel comentario sirviera para quitar hierro al asunto.

Carraspeó ligeramente, antes de continuar la charla con la joven: “Encuentro agradable el paso de las tradiciones de padres a hijos. Espero que vuestro legado pueda seguir vivo durante muchos años. Al fin y al cabo, nunca vais a dejar de tener clientes” Afirmó de forma jocosa, antes de quedarse en silencio, pensando que, en su caso, a buen seguro el inexistente legado familiar moriría con él. Había investigado sobre sus orígenes, sobre la vida antes del holocausto, pero había encontrado muy poca información. Y lo que era peor, apenas pudo conocer nada de la vida de su madre, la única persona que había tenido a su lado en toda su vida.

Dio un sorbo a su copa, queriendo mitigar los recuerdos y la tristeza que se agolpaban. Al menos el whisky era bueno, Joanne no le había mentido. “Tenías razón, el tuyo es de los mejores brebajes que se pueden encontrar en Arctic City. Creo que hasta podría aceptar una rebaja en la dosis de combustible” Afirmó de forma sincera y honrada.

“Creo que es una forma bastante honrada de ganarte la vida. No es algo que pueda decir mucha gente por aquí” Afirmó Sam, que continuó, de forma dubitativa: “Puede que muchos no pensaran lo mismo de mí, pero…” Dio otro sorbo a la copa, como si le imbuyera de fuerzas. “Pero hay pocas formas de sobrevivir por aquí”. Sam era consciente de que no siempre hacía lo moralmente correcto, pero al menos, siempre trataba de hacer el mal menor. “Esos despojos… El mundo estará mejor sin ellos”. Concluyó, apurando la copa de otro trago, mientras Joanne inquirió por el doloroso pasado de Sam.

“Tu… Antes mencionaste a tu madre. La perdiste muy joven… ¿no es así? Igual, si soy entrometida no tienes que decirme nada” Sam suspiró. Apenas había hablado de aquello con nadie. Pero en cierto sentido, sentía que tenía bastantes cosas en común con su interlocutora y, a tenor de lo que habían hablado, ella podría entender su pasado. Miró a la joven con franqueza y respondió con sinceridad: “Yo… no debía tener más de diez años cuando… tipos como esos que hemos dejado en la morgue acabaron con su vida por una miseria. Quizás es por eso por lo que pierdo los nervios cuando veo a alguien así” Finalizó, mirando la copa, vacía.

“Necesito otro trago” Pensó. No sabía cuánto había bebido aquella noche, pero estaba claro que aún no lo suficiente. “¿Puedes traerme otra copa, por favor?” Pidió, aprovechando para preguntar a Joanne: “Antes en la camioneta…. Recuerdo que me hablaste de tu padre. ¿Qué ocurrió? Si es demasiado doloroso no tienes por qué compartirlo” Concluyó Sam.

Volvió a mirar a la chica. Lo cierto es que parecía alguien de fiar. Y no podía negar que su actitud le resultaba bastante atractiva.


Última edición por Sam Reddington el Jue Feb 16, 2017 11:21 pm, editado 1 vez
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Jue Feb 16, 2017 10:43 pm

“Tienes razón, si alguien te la juega, sabes por donde tienes que cortar para despedazarle en cuestión de segundos” Joanne no pudo evitar soltar una suave risa. Llevó su mano a su boca, intentando disimular la misma. “No sé si esta sea la tradición más bonita para transmitir a tus descendientes” Cuestionó con una sonrisa en sus labios. “Pero tienes mucha razón en que nunca dejará de ser rentable, una ciudad como esta se traga a cualquiera.” Explicó. “Así que ya sabes… mientras no te dé por disparar como loco otra vez podrás seguir disfrutando del whisky y de mi compañía” Guiñó un ojo en señal de complicidad.

“Y… Sinceramente. No puedo juzgarte por tu trabajo…” Comentó mientras meneaba suavemente su copa vacía, notando como los trozos de hielo brillaban al contacto con la tenue luz. “Todos dicen querer un lugar y un mundo mejor... Pero nadie se encarga de sacar la basura. Son ellos o nosotros, a fin de cuentas.” Dictaminó con algo de seriedad en su voz.

Tras indagar en el pasado de Sam, el ambiente volvió a oscurecerse de pronto. Pudo intuir desde un comienzo que Sam no cargaba un pasado feliz, eso la hizo entristecer en cierta forma. Sobre todo porque notaba los intentos de mayor por hacer el ambiente más agradable. Probablemente no fue la mejor pregunta del mundo. Suspiró. “Yo… no debía tener más de diez años cuando… tipos como esos que hemos dejado en la morgue acabaron con su vida por una miseria. Quizás es por eso por lo que pierdo los nervios cuando veo a alguien así” Suspiró pesadamente. Aquello la había estremecido completamente. Pensó en su propio padre, asesinado a sangre fría sin ningún tipo de compasión. Pensó en la marca de su brazo y en el resto de sus cicatrices, en el odio que había guardado dentro de su ser por tantos años. En los recuerdos que llegaban como fantasmas de vez en cuando y le quitaban el sueño, pensó también en la venganza.

“De verdad lo siento, Sam…” Dijo suavemente, con genuina tristeza en su semblante. Se inclinó instintivamente hacia el mayor, buscando su mirada azul, la cual descansaba fija en un punto muerto. Observó su rostro, y por un momento le pareció que Sam se veía más dócil, más cercano… Más como ella. Buscó en su mente algunas palabras, pero antes de si quiera poder formular una frase el mayor ya estaba pidiendo otra copa. Ella también necesitaba una con urgencia.

Asintió con un gesto mientras se ponía de pie con su propia copa sobre la mano, dirigiéndose a la mesa donde reposaba la botella de whisky. Al pasar junto al mayor, posó tímidamente una mano sobre el hombro de este, por un par de segundos le miró en silencio y luego dijo “Ya pasó… Todo estará bien…” Susurró, dedicándole una pequeña sonrisa. Su padre siempre la tranquilizaba de esa forma, y tal vez era algo tonto, pero al menos con ella siempre parecía funcionar.

No tardó en quitar su mano y dejar su copa sobre la mesa. “Antes en la camioneta…. Recuerdo que me hablaste de tu padre. ¿Qué ocurrió? Si es demasiado doloroso no tienes por qué compartirlo” Se mantuvo en silencio un par de segundos más. Respiró profundo y se esforzó por componer su semblante, con una sonrisa desganada. “No pasa nada, igual sucedió hace muchos años” Comentó mientras se ponía a la labor de llenar las copas otra vez, sin levantar la mirada. “Cuando tenía veinte años… No era demasiado astuta.” Hizo una pausa. Como reformulando sus ideas “Mi madre falleció cuando yo era casi una adolescente, así que papá cuidó de mí, y ambos nos hacíamos cargo del negocio familiar…” Explicó. “No es ningún misterio que esta clase de oficio atrae a muchos indeseables, y que no puedes confiar fácilmente en cualquiera” Se mordió suavemente el labio inferior, haciendo una pequeña mueca “Papá los sabía muy bien. Sin embargo yo me puse a hacer negocios con la gente equivocada… Bandidos.” Rectificó con amargura, no sabía si era por causa del alcohol o de la tristeza en si, pero comenzó a sentir un nudo en la garganta y un repentino calor en su rostro. "Él solo intentó protegerme y… Ya sabes… Las cosas no acabaron bien.” Se encogió de hombros mientras tanteaba con sus dedos la cicatriz de su brazo. “Hay cosas que la vida te enseña de mala manera.” Acercó una de las copas a Sam. “La vida es una perra” Sonrió tristemente mientras bebía de su propia copa

avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Sáb Feb 18, 2017 3:54 pm

Joanne y Sam continuaron hablando sobre la forma que ambos tenían de ganarse la vida. “No sé si esta sea la tradición más bonita para transmitir a tus descendientes.” Comentó Joanne, algo a lo que Sam replicó, tratando de alentar a la joven: “Aquí se transmiten tradiciones mucho peores que las tuyas, Joanne. Si todos se ocuparan en lo mismo que tú, este lugar no sería el vertedero que es actualmente. Creo que eres bastante más decente que la mayoría de tipos que pululan por aquí” Concluyó, antes de que Joanne le sorprendiera con su siguiente comentario “Así que ya sabes… mientras no te dé por disparar como loco otra vez, podrás seguir disfrutando del whisky y de mi compañía”.

Aquella afirmación descolocó a Sam. No estaba acostumbrado a relacionarse con alguien, más allá de frías relaciones comerciales. Tampoco es que nunca las hubiera buscado, e incluso había rehuido de ellas. No sabía si era por el alcohol, ciertamente hace unas horas aquella chica le parecía absolutamente desagradable, pero ahora no le importaba, incluso le resultaba agradable la idea de repetir ese encuentro en un futuro. Así se lo hizo saber a Joanne “Sería agradable volver a disfrutar de tu compañía. Y, sobre todo, del whisky” Afirmó riendo.

Sorprendentemente, Joanne y Sam estaban de acuerdo en numerosos aspectos “Sinceramente, no puedo juzgarte por tu trabajo… Todos dicen querer un lugar y un mundo mejor… Pero nadie se encarga de sacar la basura. Son ellos o nosotros, a fin de cuentas”. Sam asintió y sonrió de forma un tanto aliviada. Nunca le había importado que pensaran de él, pero esta era la primera conversación que mantenía en mucho tiempo con alguien y, en cierto sentido, se alegraba de que su acompañante no le juzgara por quién era y lo que hacía. “Agradezco que comprendas lo que hago” Afirmó, asintiendo con la cabeza.

Pronto la conversación tomó un cariz más serio y apesadumbrado al ahondar en el pasado de ambos. Sam había sido honesto con Joanne, contándole recuerdos dolorosos que apenas había compartido con nadie. Joanne, de forma compasiva y empática, trató de reconfortar a Sam: “De verdad lo siento, Sam” Dijo, antes de levantarse a ir a por otra copa y acercarse a Sam, que notó como la joven apoyaba la mano sobre su hombro, mientras, de nuevo, trataba de reconfortarle “Ya pasó… Todo estará bien”. Sam giró la cabeza, buscando a Joanne con la mirada, y posó por un instante su mano sobre la de la joven, asintiendo con la cabeza y agradeciendo su emaptía “Gracias, Joanne”. Afirmó con voz grave.

Joanne se dirigió a la mesa, dispuesta a servir una nueva ronda, cuando la conversación, manteniendo el tono melancólico, prosiguió su curso. Joanne compartió lo que sin duda era una pesada losa. “Cuando tenía veinte años… no era demasiado astuta.” Joanne calló brevemente. Parecía no encontrar muy bien las palabras para describir lo que había sucedido en el pasado.

Quizás Sam no debía haber indagado en él. Arrepentido, se dispuso a tranquilizar a Joanne y asegurarle que no era necesario compartir aquellos recuerdos si no se sentía preparada, cuando Joanne retomó su relato: “Mi madre falleció cuando yo era casi una adolescente, así que papá cuidó de mí, y ambos nos hacíamos cargo del negocio familiar… No es ningún misterio que esta clase de oficio atrae a muchos indeseables, y que no puedes confiar fácilmente en cualquiera. Papá lo sabía muy bien, sin embargo yo me puse a hacer negocios con la gente equivocada… Bandidos. El solo intentó protegerme y… Ya sabes… Las cosas no acabaron bien”. Aquellas palabras le parecieron devastadoras. No podía imaginar el sentimiento de culpa que Joanne debía cargar encima. Trató de alentarla, tal como ella había hecho hace breves minutos “Lo siento mucho, Joanne... Yo…” Dudó por un segundo. Esperaba que no se sintiera incómoda con aquello que iba a decirle “Espero que no te culpes por ello. Ambos sabemos muy bien la clase de calaña que habita por aquí. Ellos son los culpables, nunca lo olvides”. Concluyó con aplomo.

Ambos quedaron en silencio unos instantes. Sin duda ambos habían pasado por experiencias terribles, era algo más que tenían en común, aunque deseaba que no fuera así. Notó como Joanne se tocaba el brazo. Quizás fuera alguna cicatriz que le recordara aquel fatídico día, pero esta vez Sam optó por permanecer callado. Joanne acercó la copa a Sam, al tiempo que retomaba la conversación “Hay cosas que la vida te enseña de mala manera”. “Tienes razón Joanne” Replicó Sam, que se acercó ligeramente a ella, antes de dar un pequeño sorbo y proseguir con la conversación “Pero creo que si tu padre estuviera aquí, estaría muy orgulloso de ti. Pareces fuerte, valiente y honrada, algo que no abunda por aquí. Y sabes cuidar de ti misma.” Pasó su mano por el brazo de Joanne, tratando de reconfortarla: “Mientras que no olvides lo que te enseñó, nada habrá sido en vano.” Continuó.

Joanne parecía bastante afectada por la conversación: “La vida es una perra” Comentó, mientras daba un sorbo a la copa. Sam trató de animar el ambiente “Sí, es cierto, pero no todo es malo” Replicó. “Esta conversación es una prueba de ello. Tu lo eres” Finalizó, mirándola fijamente a los ojos, muy cerca de ella.
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Mar Feb 21, 2017 9:15 pm

La conversación finalmente acabó tomando un matiz oscuro. Intentó disimular ese malestar, pero probablemente el alcohol le hacía sentirse más melancólica y susceptible. “Lo siento mucho, Joanne... Yo…” Suspiró pesadamente, no había sido su intención sonar así de penosa, tragó saliva y evitó la mirada del mayo por un momento “Espero que no te culpes por ello. Ambos sabemos muy bien la clase de calaña que habita por aquí. Ellos son los culpables, nunca lo olvides” ¿Eso era empatía? ¿O tan solo lástima? Daba igual, odiaba sentirse así de vulnerable. Torció ligeramente la boca, en un reflejo involuntario.

Estaba tan ensimismada en sus pensamientos y tratando de borrar las imágenes de su cabeza que no notó la cercanía de Sam hasta que éste acarició su brazo con suavidad, al parecer intentando tranquilizarla. Se estremeció por un segundo, aun sin atreverse a enfrentar su mirada. "Tranquilo..." susurró con voz ahogada “Mientras que no olvides lo que te enseñó, nada habrá sido en vano.” Aquellas palabras parecían reconfortar y doler al mismo tiempo. Sonrió en algo parecido a la resignación “Creo que es algo que jamás podré olvidar… Sam…” Esto último lo dijo casi en un suspiro y en respuesta llevó sus dedos a la mano con la que Sam acariciaba su brazo, rozando suavemente sus manos, las cuales por un momento le parecieron sumamente cálidas y suaves. Se sentía extrañamente a gusto con él. Más ebria de lo que realmente debía estar.

“… pero no todo es malo. Esta conversación es una prueba de ello. Tu lo eres” Esta vez se atrevió a levantar su mirada, encontrándose con el rostro de Sam a escasos centímetros del suyo. Sus ojos azules parecían brillar, Joanne reparó en las facciones del rostro maduro de Sam y esta vez no pudo negar el atractivo del mismo. Sus mejillas no tardaron en encenderse como el fuego cuando posó sus ojos en los labios del mayor e instintivamente mordió los propios por un momento. Aquellas palabras le confundían y sólo aumentaban su deseo por estar más cerca de él. Aquello le estaba volviendo loca, en verdad.
“A… A qué te refieres?...” Susurró tímidamente, con la voz ligeramente entrecortada por los nervios.
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Jue Feb 23, 2017 8:42 pm

Sam notó el dolor y la incomodidad que sentía la chica. Quizás había sido insensible al indagar de nuevo en el tema familiar, probablemente Joanne aun sentía demasiado dolor por aquella situación y sus heridas no habían cicatrizado completamente. Al fin y al cabo, él había tenido casi 40 años para aceptar lo que aquellos indeseables habían hecho a su madre. La pérdida de Joanne estaba aún demasiado reciente y, a juzgar por su sentimiento de culpa, el profundo dolor que sentía tardaría en desaparecer. Sam deseaba reconfortarla, pero sus palabras parecían entristecerla aún más, por lo que optó por permanecer en silencio junto a ella, que parecía tener la mirada perdida, absorta en sus pensamientos.

“Creo que es algo que jamás podré olvidar, Sam…” Musitó Joanne, de forma prácticamente inaudible, mientras rozaba la mano de Sam con sus dedos. Este cogió su mano y la acaricio suavemente, mientras miraba a Joanne. “Nunca nos olvidamos de aquellos que han significado algo en nuestras vidas. Tampoco del dolor y del daño que hemos sentido, pero con el tiempo aprendemos a aceptarlo, a vivir con él y a notar como poco a poco va menguando” Respondió Sam, tratando de reconfortar a la joven. Calló por un segundo, antes de continuar, tratando de quitar hierro al asunto y animar el ambiente: “Además, uno puede aprender a canalizar el dolor de muchas formas. Y sino, mira lo que hago yo con los bandidos y los fumadores” Finalizó de forma sonriente.

Las miradas de Joanne y Sam se cruzaron. “Es realmente bonita” Pensó Sam, fijándose en pequeños detalles de su acompañante que antes no había apreciado, como el color miel de sus ojos o sus mejillas, que ahora lucían ligeramente sonrosadas. ¿Acaso estaría nerviosa? “A… ¿A qué te refieres?” Balbuceó Joanne. “A que no puedo recordar la última vez que disfruté de una conversación con una persona como lo estoy haciendo en estos momentos” Afirmó Sam, notando como el corazón se le aceleraba. Realmente no recordaba la última vez que se había sentido así, nervioso. Ni siquiera en un enfrentamiento o al apreciar el silbido de una bala pasando a escasos milímetros de su rostro se inquietaba. Pero esta ocasión era diferente.

“A que pareces distinta a todas las personas que me cruzo a diario por aquí. A que tienes humanidad, algo que creía extinto desde hace mucho tiempo. A que percibo que como yo, tú has sufrido pérdidas y eventos trágicos en tu vida, pero te has fortalecido con ello. A que aún recuerdas con cariño y sigues queriendo a todos aquellos que has perdido, y eso te honra. Pocos por aquí se acuerdan de los que quedaron atrás” Prosiguió Sam, que posó su mano en el rostro de Joanne, acariciándolo, mientras se fijaba en sus labios, en los que apenas quedaban restos del carmín que antes lucía Joanne. Se acercó lentamente a ella, hasta, finalmente, rozar sus labios, besándola suavemente.
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Sáb Feb 25, 2017 9:05 pm

Joanne notó entonces la posición en la que estaban. Sam sostenía su mano suavemente y se encontraban a escasos centímetros el uno del otro. Su corazón comenzó a latir rápidamente y el calor de sus mejillas no hacía más que empeorar “A que pareces distinta a todas las personas que me cruzo a diario por aquí. A que tienes humanidad, algo que creía extinto desde hace mucho tiempo. A que percibo que como yo, tú has sufrido pérdidas y eventos trágicos en tu vida, pero te has fortalecido con ello. A que aún recuerdas con cariño y sigues queriendo a todos aquellos que has perdido, y eso te honra. Pocos por aquí se acuerdan de los que quedaron atrás” No sabía si lo que decía el mayor era cierto, pero sus palabras en verdad le habían reconfortado. Sabía que los recuerdos siempre iban a estar ahí, pero sus dulces palabras le hicieron creer por un momento que las heridas cerrarían en algún momento. Y aquello le dio esperanzas.

Esta parte de Sam le hacía sentirse extrañamente a gusto. Se dio cuenta de que le había estado juzgando erróneamente… “O de que podía ser un charlatán muy atractivo.” Pensó fugazmente, pero desechó la idea con la misma rapidez. Él había compartido todas esas cosas con ella, y en cierta forma se estaba abriendo mucho más de lo que ella lo había hecho en esos casi diez años. El delicado tacto de la mano de Sam sobre su rostro se sintió cálido y reconfortante “Supongo que… Eventualmente deja de doler y…” Hizo una pequeña pausa “Podemos hacernos a la idea de encontrar personas buenas…” Susurró suavemente, mientras deslizaba una de sus manos hacía el pecho del mayor, acariciándole delicadamente, hasta que la escasa distancia entre ambos fue terminada por los labios de Sam.

Su primera reacción fue ponerse completamente rígida. No es no lo deseara, solo que ya no podía recordar la última vez que había besado a alguien y sentía un cosquilleo interesante en su estómago, además de sentir como de pronto su cuerpo se volvía frágil. Luego de unos instantes fue Joanne quien terminó el beso, separándose ligeramente del hombre que hacía pocas horas había conocido en un bar de mala muerte. Instintivamente relamió sus labios, como verificando que aquella sensación había sido real. Sus mejillas ardían.

No fue capaz de pronunciar palabra alguna. Simplemente se limitó a mirarle a los ojos durante escasos segundos que para ella parecieron una eternidad, antes de armarse de valor y ser ella quien esta vez le tomase de la camisa y acortara la distancia entre ambos, presionando sus labios torpemente contra los de Sam. Era una horrible besadora, pero esta vez cerró sus ojos e intentó hacer que dicho contacto durara un poco más.
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Dom Feb 26, 2017 6:02 pm

Joanne se separó de Sam apenas unos instantes después de notar el contacto con sus labios. Quizás se había precipitado y los nervios le habían jugado una mala pasada. No podía recordar la última vez que había besado a alguien ni que se había sentido tan atraído por otra persona, dejándose llevar por los intensos sentimientos que en aquel momento parecían nublarle el juicio.

Sin embargo, al ver como Joanne se apartaba considero, por unos segundos, la posibilidad de disculparse. Miró fijamente los ojos de Joanne, reparando una vez más en sus mejillas enrojecidas. Pero no tuvo tiempo a articular palabra, puesto que Joanne se acercó, agarrándole de la camisa, para volver a besarle. Sam notó de nuevo la suavidad de los cálidos labios de Joanne. Correspondió su beso, mientras le agarraba con suavidad de la cintura.

Se separó ligeramente de Joanne, dando por concluido el beso. El corazón le latía muy fuerte, tanto que sentía como si fuera a salírsele del pecho. Miro a Joanne a los ojos, acariciando su pelo y colocándolo detrás de la oreja, antes de posar de nuevo la mano en su cálido rostro. “Besas muy bien” dijo Sam en un susurro, antes de besar la mejilla contraria a la que había posado su mano, que fue bajando por el hombro y el costado de Joanne, hasta caer de nuevo a la cintura, esta vez introduciéndola por debajo de la camiseta, notando el tacto de su suave piel. Recorrió con sus besos el rostro de Joanne, hasta llegar al cuello, mientras esta vez acariciaba su espalda.

Se incorporó de nuevo, quedando frente a frente con Joanne, muy cerca de ella, mirándola intensamente a los ojos, antes de cerrarlos e inclinarse para besarla una vez más, agarrando instintivamente su camiseta y tirando de ella suavemente hacia arriba.

Me quedó un poco porno light. Si Joanne se siente incomoda puede parar a Sam, o invitarle directamente al dormitorio y como la ley impide instalar cámaras en baños y dormitorios no podremos saber que sucedió, solo la resaca con la que ambos despertaron y el profundo arrepentimiento mutuo  Razz
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Dom Feb 26, 2017 7:58 pm

"Besas muy bien" Susurró el mayor, tras separarse por segunda vez. Una de las manos de Sam yacía en su cintura y la otra acariciaba su mejilla dulcemente. Un gran cúmulo de emociones se expandía por todo su cuerpo, y los pensamientos aglomerados en su cabeza le hacían sentir como si esa situación fuera muy irreal. Sin embargo los besos y las caricias que el mayor le estaba proporcionando hacían que lentamente perdiera la cabeza. “C-calla…” musitó avergonzada.

No tardó demasiado en seguir el pequeño juego de caricias que Sam había iniciado. Los besos que recorrieron su rostro no tardaron en descender hacia su cuello, generando una descarga sobre su cuerpo. Las manos de Joanne se deslizaron, una por sobre la suave tela de la camisa de Sam, la cual al tacto revelaba el aparentemente fornido pecho de su acompañante. La otra acariciaba suavemente su cabello, atrayéndole más (si es que aquello era posible) hacia si misma.

El roce de la mano de Sam por debajo de su camiseta era todo lo que le faltaba para terminar de enloquecer, la cálida y fuerte mano que se deslizaba bajo su camiseta le provocó una fuerte descarga de sensaciones, la cual no pudo reprimir y le hizo liberar un suave y casi imperceptible jadeo. No sabía que era lo que tenía ese hombre, lo único que sabía con certeza es que se sentía desvanecer con sus caricias, y al menos por esa noche, eso era suficiente para ella. Buscó sus labios otra vez, instintivamente. Besándole con ternura y deseo. La mano que acariciaba el pecho de Sam buscó el primer botón, jugando delicadamente, dubitativa sobre lo que iba a hacer.

Ay no sé cómo quedó :’( No quiero que suene feo.
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Lun Feb 27, 2017 8:52 pm

Joanne acarició suavemente la cabeza de Sam, mientras deslizaba su otra mano por el torso de Sam, deteniéndose en el primer botón de su camisa. Aquellos besos y caricias hacían que su deseo por ella aumentara cada segundo que pasaba. Suspiró levemente, antes de besar con pasión a Joanne, acariciando su cintura para, finalmente, agarrar su camiseta, levantándola poco a poco. No podía creer lo que estaba haciendo, pero lo cierto es que, en ese instante, no había otra cosa que más deseara que estar con Joanne.

Sam se separó ligeramente de Joanne, mientras terminaba de quitarle aquella prenda. Notó como el corazón se le aceleraba aún más al contemplar el cuerpo de Joanne, sintiendo arder de deseo por ella. Volvió a acercarse a ella, besando de nuevo su cuello, cada vez con más pasión, descendiendo muy lentamente con sus besos por el ahora descubierto cuerpo de Joanne, cayendo por su torso y su vientre. Al llegar a la parte más baja del mismo se detuvo, tanteando con sus manos el botón del pantalón de Joanne, antes de incorporarse para volver a darle un beso cargado de deseo para, unos instantes después, terminar por desabrochar aquel botón.

Uy Sam, no te precipites, que Joanne te saca rápido el spray de pimienta o el cigarrillo, no sé cual de las cosas sería peor Razz
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Lun Feb 27, 2017 11:12 pm

Las manos del mayor terminaron por deshacerse rápidamente de su camiseta, dejando su torso parcialmente desnudo. Se sentía avergonzada, y cada beso y caricia propinada por Sam desataba un huracán en su cabeza. No tardó en hacer lo propio con su camisa. Sus manos que en un principio eran temblorosas consiguieron desabotonar la prenda finalmente y revelando su pecho y acariciándolo con premura antes de quitársela entre besos y roces apasionados, cayendo al suelo rápidamente.

Desvió su mirada un instante y notó como su camiseta también yacía en el suelo. El mayor había formado un camino de besos desde sus labios hasta el borde de su pantalón, arrancando suspiros y jadeos de sus labios, antes de reincorporarse y jugar un par de segundos con el botón. Sentía un cosquilleo en el bajo vientre y la imagen de Sam con el pecho descubierto acariciándola como jamás lo habían hecho en su vida la encendía por completo. Cuando finalmente desabotonó el condenado pantalón, ella tomó su mano. Generando una minúscula pausa entre sus acciones. Esta vez lo condujo entre besos y caricias por un pequeño pasillo de la casa, hasta llegar finalmente a la habitación de Joanne. Estaba siendo realmente osada, pero las emociones y los sentimientos le hacían perder el juicio. Cuando por fin cruzaron la puerta, se deshizo del cinturón de Sam con bastante rapidez, y no tardó en disponerse hacer lo mismo con el pantalón del hombre. Buscó sus labios con sed de él, y entre besos sintió la necesidad de susurrar su nombre "Sam..." Jadeó.
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Mar Feb 28, 2017 12:03 am

Joanne no tardó en desabrochar la camisa de Sam, acariciando su torso, algo que encendía más y más a Sam, así como los suspiros que Joanne realizaba cada vez que él acariciaba su cuerpo. Aquello le volvía loco. Tan pronto había desabrochado su pantalón, Joanne le agarró de la mano, conduciéndole hacia lo que debía ser el dormitorio de la chica, dejando tras de sí un reguero de besos y prendas.

Al llegar a la habitación, Joanne le despojó del cinturón de su pantalón, antes de besarle de forma apasionada. Sam correspondió su beso, dirigiendo lentamente a su acompañante a la cama hasta terminar por recostarla, volviendo a recorrer su cuerpo con sus besos, llegando de nuevo al bajo vientre para, una vez allí, terminar por quitar el pantalón a la joven, dejando al desnudo sus piernas. Sam empezó a besarlas, recorriéndolas en sentido ascendente, de forma cada vez más lenta, deteniéndose en los muslos de la joven.

Se incorporó de nuevo, buscando otra vez los labios de Joanne, acariciando el rostro de la joven, encendido por el deseo. Acarició sus hombros, bajando la mano por la espalda, lentamente, hasta tantear con sus dedos la ropa interior de Joanne, despojándola de ella en medio de un apasionado beso.


Ya ha pasado la medianoche, por lo que ya no estamos en horario infantil y podemos poner guarreridas: Caca, culo
.
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Mar Feb 28, 2017 12:56 am

Yacía casi completamente desnuda sobre su cama, completamente a merced de Sam. Desvió su mirada tímidamente durante un momento, pero pronto se reincorporó sobre la cama, enfrentando la mirada de Sam y depositando un suave beso sobre sus labios. Todo su cuerpo pedía a gritos ser una con él, y esta vez fue ella quien se dispuso a bajarle los pantalones, para luego acariciar sus muslos con mucha lentitud y suavidad mientras depositaba besos por todo el rostro de Sam y ocasionalmente se entretenía jugueteando con su oreja.

Ya en igualdad de condiciones, podía oír como la agitada respiración de ambos inundaba la habitación. Tragó saliva, nerviosa, mientras en un acto de osadía, llevó una de sus manos hacía Sam, acariciándole.

avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Sam Reddington el Mar Feb 28, 2017 3:50 pm

Las caricias de Joanne encendieron aún más a Sam, si es que aquello era posible, suspirando de forma ostensible al notar su mano acariciándole. En un acto reflejo, buscó hacer lo propio con su joven acompañante, acariciándola a ella del mismo modo, mientras besaba su cuello con pasión.

Atrajo a Joanne hacía el, de tal forma que sus cuerpos quedaran pegados, piel con piel. Besó sus labios una vez más, mientras con sus manos terminaba de desnudarle del todo, para volver a besar todo su cuerpo, concentrándose en su pecho primero, y bajando después lentamente por el vientre, cada vez más, irguiendo la cabeza para buscar la mirada de Joanne, antes de atreverse a acariciar y besarle en lo más íntimo.
avatar
Sam Reddington
Bertita

Mensajes : 24
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Joanne Marston el Mar Feb 28, 2017 6:49 pm

Se sobresaltó durante un pequeño momento al oír los suspiros de Sam, aunque para ser franca, eso alentaba y la llenaba de deseos de seguir adelante. Él no tardó en hacer lo mismo con Joanne, quien intentó reprimir algunos de los jadeos que aquellas caricias sonsacaban de sus labios, en los cuales buscaba desesperadamente sus labios y ocasionalmente jadeaba su nombre.

Sam comenzó a besar su cuerpo en un camino de besos que la electrizaba y llenaba de sensaciones increíbles. Acariciaba su espalda, consumida por el deseo y la lujuria, mientras el descendía lentamente hacia su intimidad. Se sintió realmente nerviosa al encontrarse con la mirada de Sam y dudó sobre eso un momento, sobre si era correcto continuar hasta el final, sin embargo, antes de que pudiera articular palabra alguna, Sam comenzó a repartir besos y caricias en aquella zona, haciendo que su espalda se arqueara ligeramente y liberase un gemido ahogado. Su primer instinto fue llevar sus manos a la cabeza del mayor. Jadeando de placer.

(AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH)
avatar
Joanne Marston
Admin

Mensajes : 24
Puntos : 29
Fecha de inscripción : 26/01/2017

http://arctic-city.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el tanatorio (¿+18?)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.